Blog

Artículos

EL CUERO CABELLUDO: UNA PIEL ESPECIAL

Por su particular localización el cuero cabelludo se ha dotado de unas características únicas que la convierten en una verdadera especialista de la protección de la parte más alta de nuestra cabeza frente al medio externo.

La variedad de cabellos tanto en estructura como en color que podemos observar en la actualidad es fruto de la evolución de esta piel a lo largo del tiempo, las condiciones climáticas y los factores genéticos mejor adaptados, han permitido desarrollar la más adecuada protección para esta zona de nuestro cuerpo.

Con una superficie aproximada de 600cm2 y un grosor que varía entre 3 y 8 mm, su epidermis carece prácticamente de pigmentación, lo que le confiere un aspecto blanquecino y levemente translúcido. La elevada presencia de componentes acuosos y grasos que forman el manto superficial hace que su superficie sea brillante y húmeda donde una microbiota específica establecerá un equilibrio importante para su correcto funcionamiento. Además,  grupos de gruesos cabellos coloreados emergen en su superficie gracias a la actividad incesante de los folículos pilosos que estructuran la cabellera.

                   (figura 1) Imagen del cuero cabelludo a microcámara a 150x

CONOZCAMOS EL CUERO CABELLUDO

La disposición esférica y en contacto con la aponeurosis craneal, así como la escasa hipodermis provoca una inevitablemente tensión de las zonas más apicales con la consiguiente pérdida de grosor dérmico. La piel que forma la parte más alta del cuero cabelludo es más vulnerable y recibe el mayor número de impactos lo que justifica que  los cabellos que se encuentran en esta zona sean renovados más rápidamente que el resto, su ciclo vital es de 3 años frente a los de la zona occipital que pueden llegar a tener ciclos de hasta 7 años.

UN ABRIGO ÚNICO

La cantidad de cabellos o densidad Capilar que encontramos en un cuero cabelludo es variable en cada individuo y en función de la edad y la raza, aunque podemos establecer ciertas cifras generales de entre 90.000 y 150.000 cabellos.

UN MANTO HIDROLIPIDICO PROPIO

Cada estructura folicular consta de una glándula sebácea anexa. En las áreas cutáneas, como el cuero cabelludo, que disponen de un número elevado de folículos –y por tanto de glándulas anexas– se forma una emulsión superficial con un elevado porcentaje de la fase grasa con respecto a la fase acuosa. El balance hidro-lipídico (HLB) es favorable a los componentes grasos.

Sin embargo, se observa que en algunos individuos las glándulas sudoríparas se encuentran especialmente activas en esta área cutánea. También cuando se realiza ejercicio físico o en épocas estivales el cuero cabelludo presenta un HLB favorable a los componentes acuosos.

(figura 2.) Cuero cabelludo con HBL acuoso

UNA MICROBIOTA EN DELICADO EQUILIBRIO

El cuero cabelludo dispone de una sofisticada y variada presencia de microorganismos cuyo desequilibrio puede alterar su funcionamiento y conllevar problemas capilares.

Se localizan fundamentalmente dos tipos de microorganismos: el Bacterioma formado por bacterias dermatófiticas como: Corinebacterias ,Staphilococcus epidermis y Micrococcus y el Micobioma formado por especies de hongos lipófilos como las Malassezias.

¿SON IGUALES NUESTROS CABELLOS?

Cada folículo piloso elabora de forma independiente un único cabello en función de la información genética recibida. De ahí que observemos cabellos gruesos y pigmentados junto a cabellos finos y claros ordenadamente distribuidos en el conjunto de la cabellera. Incluso, un mismo folículo puede elaborar distintos cabellos en diferentes ciclos de vida. Se trata de un complicado equilibrio para mantener la homogeneidad de la cobertura pilosa.

(figura 3.) Imagen salida de un cabello micro-cámara a 400x

¿TENEMOS CADA VEZ MENOS CABELLO?

Es una realidad, cada vez la masa capilar es menor y a edades más tempranas.

Muchos factores están influyendo en esta tendencia. En primer lugar la necesidad de “abrigo” es cada vez menos necesaria ya que el calentamiento global del planeta lo hace menos necesario. La climatización de nuestros hogares y lugares de trabajo contrarrestan su función protectora. La manipulación excesiva y los procesos químicos reiterados lo debilitan y aceleran su envejecimiento.

La contaminación ambiental impacta sobre él a la vez que los contaminantes injeridos se acumulan en su estructura. Los efectos del estrés y la falta de descanso acortan el ciclo capilar haciendo que el cabello cada vez sea más fino.

CONCLUSIONES

La piel del cabello, como me gusta llamarla, merece ser más estudiada y cuidada. Necesita disponer de una cosmética adecuada y de calidad ya que nuestro cabello depende de ella.

Y para ello, nuestro sector necesita de profesionales como tú, con interés en el cabello y sus estructuras anexas, y con una formación actualizada, acorde a las nuevas necesidades de la industria.

¡Apúntate al Curso Avanzado Técnico en Capilar (2º Edición) y adelántate a lo que viene!

Eni Gómez

Centro de Tecnología Capilar

 

Quiero saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra Newsletter

¡Sé el primero en saber las actividades y formaciones que lanzamos desde la Beauty Business School!