Blog

Artículos

¿Es la formación atractiva?

¿INTERESA REALMENTE LA FORMACIÓN QUE SE ESTÁ OFRECIENDO EN LAS EMPRESAS?

Parece que tanto las temáticas como el formato en los que se ofrece la formación corporativa no se corresponden con lo que realmente interesa y sobre los que quieren formarse los trabajadores.

Por regla general, vemos que los departamentos de RRHH / formación o gerencia, a la hora de planificar la formación de sus equipos tienen como objetivo incrementar la empleabilidad y la productividad de sus trabajadores (siempre con la mirada puesta en los objetivos generales de la empresa). Con el pretexto de la mejora continua, las empresas acostumbran a seleccionar las temáticas de formación y los trabajadores que participarán en ellas en función de los proyectos estratégicos futuros de la misma. 

Presumimos que el proceso de decisión pasa por conocer la situación actual de la empresa, fijar los objetivos a alcanzar, organizar los medios necesarios para lograrlos e identificar las formaciones que puedan necesitar las personas clave. Una vez seleccionada si la formación se realizará interna o externamente, será importante evaluar los resultados de aprendizaje y controlar que los objetivos de aprendizaje se han alcanzado con éxito. 

Por resumirlo de una forma sencilla, el propósito de la empresa pasa por formar a los trabajadores con una visión de formación a lo largo de toda la vida, a fin de fomentar sus capacidades y competencias profesionales para aumentar la productividad y así contribuir a la consecución de los objetivos de la organización.  

No obstante, no escapa a nuestro conocimiento que existen cada vez más empresas que alternan esta formación más estratégica con otro tipo de programas que pretenden cultivar el desarrollo personal y el bienestar de sus profesionales. Lo que no es ninguna mala idea. 

Lo que está claro es que dedicar tiempo y esfuerzo en planificar la formación de los equipos conllevan innumerables beneficios a largo plazo: satisfacción de los trabajadores, motivación para continuar esforzándose y generación de un sentimiento de pertenencia a la empresa super positivo y necesario. 

La motivación se podría describir como el estado psicológico del ser humano que lo mueve a realizar las acciones precisas para satisfacer sus propias necesidades.

Por lo tanto, surge una nueva variable, y es la satisfacción de las propias necesidades del trabajador. La planificación de la formación que diseñemos deberá, por lo tanto, tener en cuenta tanto los resultados que se pretenden obtener, como la motivación de quienes la cursarán. 

Desde el punto de vista del trabajador, los beneficios de formarse para su trabajo le reportarán: 

  • Mejora de su empleabilidad y posibilidades de promoción tanto interna como externa 
  • Incremento de la seguridad y estabilidad laboral (se presume que si la empresa ha invertido en su formación es porque quiere conservarlo como parte del equipo) 
  • Autosatisfacción y autorrealización al haber sido elegido  
  • Posibilidades de promoción (reskilling o upskilling), lo que puede llegar a tener un impacto en su salario 

Pero no toda formación vale para lograr generar esos beneficios en el trabajador.  

Según el estudio de formación realizado por Infojobs en enero de 2022, el 42% de los trabajadores se formó durante la pandemia y 6 de cada 10 lo hará este 2022.  

Si nos centramos en la franja de edad de los profesionales entre los 35 y los 65 años, estos apuestan por reciclarse, siendo los principales motivos para ello seguir creciendo como profesionales (54%), la mejora de la competitividad (46%) y su desarrollo personal (45%).  

Asimismo, se pone de manifiesto que crece la tendencia de formarse en temas no relacionados con el sector laboral del empleado, o bien complementario al mismo. De hecho, un 35% de los encuestados tiene previsto formarse este 2022 en temas no relacionados con su sector laboral y un 30% en temas complementarios.   

Bien, esto no se acaba aquí. Hay otro aspecto a tener en cuenta para lograr que la formación beneficie al trabajador y sea percibida de forma positiva por el mismo: acertar en los formatos y metodología que se precisan para captar su atención e impulsarlo hacia el autoaprendizaje. Así pues, optamos por la formación ¿presencial u online?  

Un gran número de empresas aumentaron su presupuesto dedicado a cursos online durante 2021 y existe una clara tendencia en 2022 a seguir apostando por esta modalidad formativa.

En este sentido, Gamelearn ha elaborado un estudio “Contradicciones de la formación corporativa 2022” en la que pone de manifiesto un desencuentro también en el formato en el que se impartieron las formaciones por las empresas y consultoras encuestadas, y el preferido por los trabajadores. 

Si bien la mayoría de las organizaciones continúa dejando el paso de su formación digital en documentos de texto (59%), vídeo (58%) y audio (38%), los trabajadores encuestados manifestaron su preferencia por formatos audiovisuales (vídeo 54%, audio 42%), aunque con preferencia por opciones más interactivas e inmersivas como la realidad virtual (47%), las técnicas de gamificación (41%) o los videojuegos (39%) o la realidad aumentada (38%). 

En definitiva, las empresas tienen un gran reto por delante, pero también los creadores de contenidos formativos como la Beauty Business School.  

Lo que tenemos claro es que no todas las empresas pueden trabajar en ofrecer formación interna y deberán recurrir a entidades formativas como nosotros para lograr ofrecer esa formación que se corresponda con lo que realmente interesa a la empresa, y sobre los que quiere formarse los trabajadores.  

Los beneficios de elegir bien será un mayor bienestar personal, una fuerte identidad de grupo, el poder lograr embajadores de marca y buenos prescriptores de la empresa, una mejora de la calidad de los productos y servicios y, por supuesto, una mayor implicación de los trabajadores con la organización. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestra Newsletter

¡Sé el primero en saber las actividades y formaciones que lanzamos desde la Beauty Business School!