Blog

Entrevistas

Entrevista a Ivan Borrego, Beauty Cluster

Nos consta que conoces muy bien el sector de la belleza, tanto por tu experiencia profesional previa, como por tu actual cargo como Director General del Beauty Cluster. ¿Qué hizo que quisieras dedicarte a este sector?

Aterricé de lleno en este sector gracias a la creación del Beauty Cluster. Antes había podido conocerlo parcialmente tras años trabajando en el sector farmacéutico. De hecho, lo que me enamoró no fue el sector sino la pasión que había detrás de ciertos directivos y empresas. La primera vez que me presentaron la idea del Beauty Cluster, una asociación abierta a todo el sector y que impulsara la colaboración, entendí que era mi sitio. La industria estaba delante de un reto mayúsculo, crear la primera asociación transversal en España. Partíamos de cero, pero unos cuantos pioneros tenían claro que en el barco de la colaboración llegarían más lejos. Eso me trajo al sector y una vez dentro no he dejado ni un día de sorprenderme. A veces por sus productos, por las empresas, por la innovación continua, por los proyectos… es una inyección diaria de energía para un proyecto tan exigente como es el Beauty Cluster.

 

Estamos en un sector con mucho dinamismo, en el que ningún año es igual. Lanzamientos, nuevos ensayos, nuevas tendencias, cambios en el comportamiento del consumidor, innovaciones de todo tipo marcan el ritmo de las carreras de los profesionales que operan en el mismo. Por ese motivo te queríamos preguntar, ¿en qué momento un@ debe parar y plantearse volver a formarse? 

Nunca deberían pasar más de 2-3 años sin que hagamos esa reflexión. Personalmente aprovecho cada año el periodo de vacaciones para reflexionar sobre cómo ha ido el curso, en qué podría mejorar a futuro, qué nuevos retos se plantean ante mí y cómo voy a trabajar para afrontarlos. En ese momento siempre surgen temas sobre los que veo claro que debería formarme para incrementar o actualizar mi conocimiento. Adicionalmente, hacia final de año también es un momento de reflexión. Es cuando suelo pensar en los objetivos del año siguiente y cómo alcanzarlos. Eso a título estratégico, porque en lo operativo soy del pensamiento de que debemos estar formándonos continuamente. Quizá en momentos puntuales de forma más estructurada, ordenada y a través de una entidad especializada pero sin renunciar a absorber conocimiento todos los días en todos los entornos en los que nos movamos personal y profesionalmente.

 

El Beauty Cluster tiene como uno de sus ejes estratégicos la formación. Una formación que ha tenido que reinventarse en cierto modo fruto de la pandemia, es decir, ampliando la oferta de formación online, apostando por la interacción virtual o aportando un mayor enfoque en lo digital. ¿Cómo ves el futuro de la formación a partir de 2022?

En primer lugar creo que será cada vez más especializada. Todo va tan rápido que los sectores necesitamos formación específica para aplicar el nuevo conocimiento, nuevas tecnologías o las últimas innovaciones.. La formación generalista es imprescindible en una etapa inicial, pero después es muy importante que existan programas específicos de formación para cada sector. La industria española de la cosmética, perfumería y cuidado personal es uno de los más importantes del mundo pero aún hay un gran vacío en formación específica para ella. Por eso pusimos en marca la Beauty Business School y por eso colaboramos activamente con entidades formativas específicas de nuestra industria para que crezcan y aporten valor. Sobre si será toda virtual, híbrida o volveremos al presencial creo que llegaremos a un equilibrio que sólo estará claro dentro de unos años.

 

Finalmente, y a título personal, ¿en qué temas crees que deberíamos poner la mirada si nos estamos planteando apostar por nuestra formación en el momento actual?

Formarse siempre es bienvenido, pero debería ser sobre algo que nos apasione. Es habitual y lícito pensar en formarse alrededor de temas de actualidad que nos pueden ofrecer una buena oportunidad laboral a corto plazo. Pero nos tenemos que preguntar qué nos está ofreciendo eso a medio y largo plazo. Formarse es una oportunidad para evolucionar hacia temas, profesiones o responsabilidades por las que suspiramos. En nuestro sector hay campos como la perfumería o la cosmetología que tienen un componente de pasión inseparable.

Es evidente, también, que todo lo relacionado con la transformación digital es un campo lleno de oportunidades y retos para todos los sectores y por el que apostamos en el Beauty Cluster. Pero también es un campo donde el talento de la gente joven se mueve mejor. Probablemente todo lo que va alrededor de las deep-tech y sus aplicaciones será un buen campo para formarse.

También quiero romper una lanza a favor de las ‘hard skills’. Aspectos tan fundamentales como es desenvolverse bien en diversos idiomas, tener un mínimo de habilidades informáticas o una alta velocidad a la hora de mecanografiar aportan un valor diferencial enorme. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra Newsletter

¡Sé el primero en saber las actividades y formaciones que lanzamos desde la Beauty Business School!